Faltan vacunas pero no nos sorprende

vacunas covid

 “Salud es ministerio” cantaba el Kircherismo cuando Ginés Gonzalez García asumió el cargo. Se jactaban del hecho de tener un Ministerio y no una Secretaría, a pesar de que Adolfo Rubinstein, el ex secretario de Salud del Gobierno de Mauricio Macri posee un máster en Epidemiología Clínica de la Escuela de Salud Pública de Harvard, mientras que en la gestión de G. García se encontraron medicamentos oncológicos adulterados. Días más tarde de la asunción, el flamante Ministro se paseó por todos los canales diciendo que se iba a poner a trabajar rápidamente para que la vacuna antigripal estuviera disponible cuanto antes. La vacuna apareció gracias a la gestión de Mauricio Macri, quien las había dejado preparadas para ser usadas. Sin embargo, el gobierno actual salió al cruce decidiendo que estaban “abandonadas” en un galpón. Nada se dijo, nada se difundió y la gente empezó a buscarla por sus propios medios.

A fines del 2019 comenzó la pandemia del coronavirus en China. Poco a poco se fue extendiendo alrededor del mundo, y para Marzo el virus ya estaba acá, con el otoño encima, ¡bingo! ¡Cartón lleno! Todo lo que estaba pasando en Italia, España, Francia, Estados Unidos, entre otros países, llevó a todos a la paranoia, a provisionarse de alimentos y productos básicos de limpieza y sobre todo, la vacuna antigripal 2020.

Vacunatorios privados y farmacias, a pesar de estar organizados con turnos, empezaron a quedarse en falta. Las droguerías no dan abasto para reponer y cubrir la necesidad. Apenas llegan las vacunas, se agotan a los minutos y otra vez aparece la incertidumbre de cuándo volverán a reponer. Muchos siguen esperando preocupados que se la apliquen cuando, desde el Gobierno, no hacen más que decirle a la población que, dentro de muy poco, tendremos el pico de coronavirus junto al frío. Necesitamos cubrir la necesidad de vacunas para evitar que aparezca algo más que complique nuestro sistema de salud y termine colapsando.

Sin embargo, no crean que esto es algo que ocurre solo en la actualidad y que es a causa de la pandemia mundial del Covid19. Como dijo nuestro expresidente Mauricio Macri, “el populismo es peor que el coronavirus”. Y esto es así porque si los gobiernos anteriores hubiesen invertido sistemáticamente en nuestro sistema de salud hoy no estaríamos así, al borde del colapso. Décadas y décadas de abandono, o de pequeñas mejorías, que no fueron suficientes ya que cada una de las gestiones debía hacer su aporte. La mayoría no lo hicieron. Por eso, la negligencia mata. La inacción mata. Y sobre todo, la corrupción mata. Inaugurar 5 veces un Hospital y que nunca funcione (porque no hay insumos para mantenerlo), usar fondos del Posadas para un acto político y comprar barbijos en vez de respiradores a China (cuando encima los productos provenientes de este país fueron declarados como defectuosos por las demás naciones) son claros ejemplos de estas políticas nefastas. Así jamás vamos a progresar y siempre nos tambalearemos con este tipo de imprevistos, que suceden cada tanto. Por eso, es fundamental que nos replanteemos como sociedad hacia donde queremos llegar. Porque con este camino no estamos yendo hacia ningún lado.

 

Por Paz Bregua